Prepara tus Pies para el Verano.

Con la llegada del verano, nuestros pies salen de su letargo invernal y se preparan para lucir sandalias y zapatos abiertos. Sin embargo, después de meses cubiertos, es fundamental dedicarles un cuidado especial para que estén en su mejor forma cuando llegue el momento de mostrarlos al mundo.

¿Qué peligros corren nuestros
pies con la llegada del verano?

Durante el verano, los pies están expuestos a diversos peligros debido a las actividades al aire libre, el uso de calzado abierto y la exposición prolongada al sol y a diferentes superficies. Algunos de los peligros más comunes que enfrentan los pies durante la época estival incluyen:

→  Quemaduras solares: La exposición directa al sol puede provocar quemaduras en la piel de los pies, especialmente en áreas sensibles como la parte superior y los dedos. Las quemaduras solares pueden causar dolor, enrojecimiento e incluso ampollas.

→  Infecciones fúngicas: El calor y la humedad durante el verano aumentan el riesgo de desarrollar infecciones fúngicas, como el pie de atleta. Estas infecciones pueden causar picazón, enrojecimiento, descamación y mal olor en los pies.

→  Ampollas y rozaduras: El uso de sandalias o zapatos abiertos puede aumentar la fricción entre los pies y el calzado, lo que puede provocar la formación de ampollas y rozaduras dolorosas, especialmente si los zapatos no están bien ajustados.

Peligros de los pies en verano

→  Lesiones en la piel: Caminar descalzo en lugares públicos como playas, piscinas o vestuarios aumenta el riesgo de sufrir lesiones en la piel, como cortes, abrasiones o heridas punzantes causadas por objetos afilados o superficies ásperas.

→  Desarrollo de callosidades y durezas: El uso prolongado de sandalias o caminar descalzo puede provocar la formación de callosidades y durezas en áreas de presión en los pies, como los talones y la planta, lo que puede resultar incómodo y doloroso.

→ Lesiones deportivas: Durante el verano, es común participar en actividades deportivas al aire libre, como correr, jugar al fútbol o practicar deportes acuáticos. Estas actividades aumentan el riesgo de sufrir lesiones en los pies, como esguinces, torceduras o fracturas.

→  Picaduras de insectos: Los insectos como mosquitos, hormigas o tábanos son más activos durante el verano y pueden picar los pies, causando picazón, inflamación e irritación en la piel.

→  Desgaste y deshidratación: El uso prolongado de calzado abierto y la exposición al sol pueden provocar desgaste y deshidratación en la piel de los pies, lo que puede causar sequedad, agrietamiento y descamación.

Para prevenir estos peligros y mantener los pies saludables durante el verano, es importante tomar medidas de precaución, como aplicar protector solar, usar calzado adecuado, mantener los pies limpios y secos, y prestar atención a cualquier signo de lesión o infección para tratarlo de manera oportuna.

¿Cómo beneficia el verano a nuestros pies?

A pesar de los peligros mencionados, el verano también puede beneficiar a nuestros pies de varias maneras:

➡️ Exposición al sol: La exposición moderada al sol puede ayudar a fortalecer la piel de los pies y promover la producción de vitamina D, que es importante para la salud ósea y el sistema inmunológico.

➡️ Aireación y ventilación: El uso de calzado abierto, como sandalias, durante el verano permite que los pies respiren y se ventilen adecuadamente, lo que ayuda a prevenir la sudoración excesiva y el desarrollo de hongos y bacterias. Pero recuerda, ¡usa sólo tu calzado!. Ponerse ‘un segundo’ las chanclas de otro (sobre todo en niños), puede significar la trasmisión de hongos, papilomas etc. 

☑️ Micosis infección por hongos

☑️ Pie de atleta

☑️ Cuidado de las uñas

☑️ Papilomas VPH 

➡️ Mayor actividad física: Durante el verano, es común participar en actividades al aire libre, como caminatas, natación y deportes, lo que puede promover la circulación sanguínea en los pies, fortalecer los músculos y mejorar la salud cardiovascular.

➡️ Estimulación sensorial: Caminar descalzo sobre la arena de la playa o el césped puede proporcionar una agradable sensación de conexión con la naturaleza y estimular los receptores sensoriales en los pies, lo que contribuye al bienestar general.

➡️ Descanso y relajación: El verano es una época de descanso y relajación para muchas personas, lo que puede proporcionar la oportunidad de darles a los pies un respiro del uso constante de zapatos cerrados y actividades extenuantes.

➡️ Cuidado y atención: Durante el verano, es más probable que las personas presten atención al cuidado de sus pies, ya sea mediante la aplicación de cremas hidratantes, el recorte adecuado de las uñas o la realización de exfoliaciones y masajes, lo que puede mejorar su salud y apariencia general. 

10 consejos para cuidar tus pies durante el verano

Cuidado de los pies en verano. Consejos Clínica Vallpie en Valladolid

✅ Hidratación diaria: Aplica crema hidratante específica para pies todos los días, especialmente después de ducharte o bañarte, para mantener la piel suave y evitar la sequedad.

✅ Uso de protector solar: No te olvides de aplicar protector solar en la parte superior de tus pies, especialmente si estarás expuesto al sol durante largos períodos de tiempo, para prevenir quemaduras y proteger la piel.

✅ Corte de uñas adecuado: Recorta tus uñas rectas y no demasiado cortas para evitar la aparición de uñas encarnadas. Hazlo después del baño, cuando las uñas estén más blandas.

✅ Secado completo: Asegúrate de secar bien tus pies, especialmente entre los dedos, después de mojarlos para prevenir la proliferación de hongos y bacterias, lo que podría causar infecciones.

✅ Uso de calzado transpirable: Opta por sandalias o zapatos abiertos hechos de materiales transpirables, como cuero o tela, para permitir que tus pies respiren y reducir la sudoración y el mal olor.

✅ Evitar caminar descalzo en lugares públicos: Protege tus pies de posibles infecciones, hongos y lesiones usando calzado adecuado al caminar en piscinas, playas o vestuarios compartidos.

✅ Exfoliación regular: Realiza una exfoliación suave de tus pies una o dos veces por semana para eliminar la piel muerta y prevenir la formación de callosidades y durezas.

✅ Prevención de ampollas: Utiliza protectores de gel o apósitos específicos en áreas propensas a la fricción para evitar la formación de ampollas al usar sandalias o zapatos nuevos.

✅ Masaje y estiramiento: Dedica unos minutos cada día a masajear y estirar tus pies para mejorar la circulación sanguínea, aliviar la tensión muscular y prevenir lesiones.

✅ Consulta a un especialista: Si experimentas algún problema persistente en tus pies, como dolor, inflamación o irritación, no dudes en consultar a un podólogo para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

¡Prepara y cuida tus pies para el verano:

📃Quiropodia en Valladolid